Consejos para crear una lluvia de #ideasfrescas exitosa

 

TEMPORADA DE LLUVIA DE IDEAS FRESCAS

Una excelente campaña, un producto innovador o un lanzamiento inesperado de servicios, ha empezado por una idea. Esa idea que potencia todas y cada una de los mejores argumentos, estrategias y tácticas, para que se logre el objetivo de conectar con una audiencia o un público, cada vez más difícil de seducir o emocionar.

En mercadotecnia, ¡ninguna idea debe ser deshechada! Al contrario, cada idea cuenta y suma para crear algo magnífico y que va a trascender en el tiempo y en la preferencia y lealtad del consumidor. ¿Pero cómo llegamos a esa “magnífica idea”? ¿Qué debemos pensar para lograr que una gran o buena idea, se convierta en el mejor acierto?

Desde hace muchísimos años, cuando Phillip Kotler en su libro “Fundamentos de mercadotecnia”, hacía una observación especial al indicar que “todo proyecto debe nacer de una idea básica”. Sí, esa idea que nos lleve a crear algo novedoso y espectacular para que generar en el consumidor una necesidad o el cumplimiento de un deseo.
Así pues, los mercadólogos han instruido dentro de sus procesos, el generar ideas, que se puedan convertir en productos o servicios que logren conectar emociones con los consumidores. Pero esas ideas, no nacen solo porque el sol amaneció en un cielo despejado. Para ello, el equipo de mercadotecnia debe inspirar y provocar una “lluvia de ideas”, o como se conoce en inglés, un brainstorming.

Esas sesiones de “lluvia de ideas”, surge con la necesidad de escuchar las opiniones de todo el equipo de mercadotecnia, para encontrar dentro de los objetivos de la marca, las posibles aperturas que permitirán generar esa “gran idea”, que se convertirá justamente en el artífice de contacto entre la compañía y el consumidor; ese nuevo producto o ese mejorado servicio, que será el eslabón para generar nuevas fuentes de ganancia para ambas partes: empresa y consumidor.

PASOS PARA REALIZAR UN BRAINSTORMING

1. ANTES DE LA SESIÓN

Escoge a quién invitar a la sesión 

  1. Por lo general una reunión con un máximo de 10 personas optimiza el tiempo y los argumentos de la discusión.
  2. Olvídense de los egos. De esta manera todas las personas involucradas estarán más abiertas para contribuir con los objetivos de la reunión.
  3. Lo ideal será tener una junta con personas de diferentes niveles dentro del esquema organizacional, para que sus puntos de vista puedan ser mucho más objetivos y cercanos a un potencial consumidor.

Preparando la sesión 

  1. Conoce a fondo el problema o caso que tratarán de resolver e identificar exactamente los puntos que se quieren lograr en la reunión.
  2. Se debe empezar en una simulación, compartiendo con los invitados, diferentes materiales que les puedan permitir nutrirse del tema. Enviar videos, artículos y cualquier otro insumo que pueda ayudar en la junta, ¡será valioso!
  3. Selecciona adecuadamente el lugar donde se realizará la junta. Debe contar con al menos un ambiente propicio para desarrollar ideas, escribir y moverse libremente. En espacios cerrados y serios, las ideas no tomarán curso, ¡comprobado!

2. DURANTE LA SESIÓN

¡Sean creativos! 

  1. Empieza con “balotear” las ideas con el equipo. Esto permitirá romper el “hielo” de la reunión.
  2. Ejerciten el realizar durante 5 – 10 minutos, desarrollar ideas individualmente
  3. Compartan las ideas individuales y de esta manera, empezará a tomar rumbo la sesión.
  4. Tomar un break y construir ideas sobre bases existentes. Crear nuevas ideas, se basa en inspirarse en lo que ya ha sucedido y cómo se puede reinventar algo. ¡Nunca lo descarten!

Anotar TODAS las ideas

  1. Reiterar que ninguna idea es mala. Los “no” se deben descartar. Siempre proponer una solución a algo que pueda sonar absurdo… ¿Quién no asegura que de algo absurdo ha salido algo genial?
  2. Enfocarse en la cantidad de ideas, hace que el abanico de posibilidades se abra y se puedan generar ideas nuevas y regularmente, puede direccionar a otras probabilidades que nadie había pensado.
  3. Trabaja en desarrollar otras ideas cuando las personas tomen para sí algo que puede ser de beneficio general.

3. ENLISTA LAS MEJORES IDEAS

¡Es momento de crear y ejecutar!

  1. Aclara todas las ideas y unifica las que tengan concordancia, para crear una sola idea viable, medible y realizable. Siempre ten en cuenta esos aspectos.
  2. Siempre hay que estar abiertos a la posibilidad de que juzgarán las ideas y tener 3 – 5 preguntas que ayuden a las personas a considerar la idea como la mejor, es el mejor argumento que hay para no hacerlo personal.
  3. Revisa otra vez los objetivos de la reunión y del caso a resolver. De esta manera se eligen las mejores ideas que permitan lograr los objetivos con #ideasfrescas.